BOLETÍN PARROQUIAL

 

María y José tuvieron que abandonar su país, Nazaret, e ir a Belén para el nacimiento de Jesús. «Sabéis lo que significa llevar en el seno la vida y sentir a tu alrededor la indiferencia, el rechazo, a veces el desprecio» Que el Belén y el árbol, símbolos fascinantes de la Navidad, puedan llevar en las familias y en los lugares de reunión un reflejo de la luz y de la ternura de Dios, para ayudar a todos a vivir la fiesta del nacimiento de Jesús.
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.